14 C
Mexico City
jueves, mayo 30, 2024

Correr como niños

Los niños dejaron de correr en la calle; en muchos casos ni siquiera salen: primero porque dejó de ser segura, pero también cambiaron sus intereses

Todos empezamos a correr siendo niños. Corríamos en la calle, en los parques y en la escuela. Corríamos cuando jugábamos a las escondidas, a los encantados, a policías y ladrones, a matarilerilerón, al bote o a las traes . Corríamos para hacer volar un papalote, para ir a la tiendita, ya sea a comprarnos algo o a los mandados. Corríamos porque nos divertía, éramos felices haciéndolo y era nuestro medio de transporte.

Y sí, éramos niños que comíamos dulces, panqués, pastelillos, frituras siempre acompañadas de un buen refresco, sobre todo después de correr. Y aún después de tanta azúcar y harinas no éramos obesos, precisamente porque corríamos todo el día. Para la mayoría de los de mi generación no había horarios ni restricciones para salir a la calle: la única condición era regresar antes del anochecer. Lo nuestro era correr, seguir corriendo y no parar. Con las mejillas rojas, los cabellos húmedos y las rodillas raspadas. Recuerdo que todas las niñas queríamos ser Nadia Comaneci; los niños soñaban en burlar y anotar como Pelé, Beckenbauer, Leonardo Cuéllar o Hugo Sánchez. Las calles eran las canchas con porterías hechas de piedras y los palos servían lo mismo como bates que como espadas. Cualquier cochera era buena para tirarte una rueda de carro, aunque terminaras rompiendo los platos de la fiesta; no había límites a la imaginación, no conocíamos las tardes frente al televisor y éramos incansables.

Claro que para nuestra generación fue distinto. Salir a la calle no representaba mayor riesgo. Hoy los niños dejaron de correr en la calle; en muchos casos ni siquiera salen: primero porque dejó de ser segura. Las amenazas reales están ahí. Pero también sus hábitos e intereses, tal vez obligados por sus circunstancias, cambiaron. Hoy no tienen a qué salir, la diversión está adentro, lo mismo en un televisor, que en la industria de videojuegos y realidad virtual. La Organización Mundial de la Salud recomienda que los niños y los adolescentes realicen un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa, la mayor parte de la cual debería ser aeróbica, aunque también conviene incorporar, al menos tres veces por semana, otros que refuercen los músculos y huesos.

El ejercicio físico en general y especialmente el aeróbico como correr, nadar, caminar o andar en bici mejora la forma física, reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes, fortalece los huesos, ayuda a eliminar el sobrepeso y es útil para hacer frente a la depresión o la ansiedad.

Hoy como antes y como siempre el deporte es la mejor forma que tiene un niño de crecer, desarrollarse y forjar su carácter. Volvamos a inculcarles el gusto por correr, por moverse, por esa sensación de ser libres procurándoles los espacios y los momentos seguros para hacerlo. Tal vez si corremos con ellos podamos transmitirles ese gusto y, de paso, nostros recordar lo que era correr felices como niños.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!