17.9 C
Mexico City
miércoles, junio 19, 2024

Correr con cubrebocas

A partir del 1 de junio, las autoridades de la CDMX han anunciado la reapertura de algunos de los parques para corredores que han permanecido cerrados los últimos dos meses.

Los espacios que reabran tendrán que aceptar sólo un 30% de su capacidad para personas que deseen pasear o ejercitarse y el uso del cubrebocas, según dijo la jefa de Gobierno ClaudiaSheinbaum, será obligatorio en todo momento. Es decir, que quienes decidan salir a correr a esos espacios, como el Bosque de Chapultepec, el de Tlalpan o cualquier otro parque público, tendrán que hacerlo con este implemento puesto o podrían ser reconvenidos por la autoridad.

Ver a personas corriendo con el cubrebocas se ha vuelto una imagen común durante la pandemia del coronavirus. En los países que permitían correr en las calles durante la cuarentena, como México, era común ver a algunos corredores portándolo, aunque no todos lo hacían, y ahora que varios países de Asia y de Europa están retornando a la nueva normalidad, la imagen de personas corriendo con la mascarilla es cada vez más frecuente. Pero ¿es seguro correr utilizando este aditamento, o al mismo tiempo que puede proteger de contagios por los fluidos de otros corredores, nos puede afectar en algo?

En el mundo médico y de especialistas se afirma que correr con el cubrebocas puesto es seguro y saludable, más allá de lo incómodo que puede resultar para algunos corredores. Como parte de la infodemia que, según la OMS, padecemos estos días, circula información falsa que asegura que su uso prolongado produce hipoxia, que es una disminución de oxígeno disponible para las células, lo que puede provocar mareos, entre otros malestares. Eso es totalmente falso y carece de sustento científico. Según el infectólogo Alejandro Macías, quien fue de los encargados de la influenza H1N1 en 2009, los cubrebocas no impiden el paso del oxígeno.

Están hechos de tela ligera que permite respirar, aunque para quien no esté acostumbrado puede resultar incómodo.

También es cierto que con esta pandemia la práctica del deporte ya no será la misma y el uso del cubrebocas, si es correcto, será una alternativa al ejercitarse, sobre todo en espacios cerrados o con grupos de personas, por lo que habrá que pensar muy bien en la manera en que los corredoresdeberán retomar su entrenamiento.

Tendremos que entender cuáles son las prioridades y evitar la superficialidad y la insensatez. Si preservamos la vida y la salud, y ayudamos a que otros la conserven, carreras y maratones habrá muchos, cuando las condiciones así lo permitan y hasta que el cuerpo diga basta.

Mientras tanto, comisiones internacionales como la Outbreak Prevention Taskforcecreada por la World Athletics e integrada por expertos en el tema de correr y de la salud, analizan el cómo, más no el cuándo se volverá a las carreras.

El objetivo de este grupo es estandarizar protocolos, pautas y proporcionar a los organizadores de carreras y a órganos rectores del deporte planes de contingencia y sugerencias para minimizar riesgos. Otro de los trabajos de esta comisión es recopilar información para determinar si los sobrevivientes de COVID-19 tienen mayor riesgo de desarrollar lesiones o enfermedades al participar en pruebas de gran esfuerzo y resistencia.

Por ello, ahora que reabran parques y espacios públicos, tendremos que ser responsables y cautelosos. Corredores, no nos hagamos odiar por ser imprudentes o frívolos. Una cosa será salir a caminar un poco, porque nos hace bien, y otra poner en riesgo nuestra salud y la de los demás.

La pandemia por coronavirus traerá prácticas que en la vida cotidiana no eran comunes, tal es el caso del uso de cubrebocas en la vida diaria, por lo que en la deportiva no será la excepción.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!