15.7 C
Mexico City
miércoles, junio 19, 2024

De Boston y otras historias…

Este lunes reabrieron los parques públicos en la ciudad y hoy martes se reabren los bosques que funcionarán a un 30% de capacidad, y con reglas estrictas de sana distancia y uso de cubrebocaspara corredores y paseantes que quieran salir a ejercitarse al aire libre. Mientras vemos cómo funciona esa medida y cómo los corredores se adaptan o no a la nueva normalidad, hoy les quiero compartir dos historias: una con el maratón más antiguo y competitivo del mundo, y la otra con un corredor de maratones que mejoró su vida con esta disciplina.

En el primer caso, el viernes pasado se anunció la cancelación definitiva del Maratón de Boston,luego de haberlo pospuesto para el 14 de septiembre. Es la primera vez en sus 124 años de existir, que este histórico maratón es cancelado. Hasta este año había superado de todo: desde guerras mundiales, la crisis de la caída de la Bolsa de 1929, la Guerra Fría, el atentado en 2013 y que al año siguiente, en 2014, volvió como Boston Strong, pero este 2020 no pudo superar al COVID-19.

Boston fue el primer maratón donde una mujer corrió con un número: Kathrine Switzer en 1967, y ha sido también una de las carreras más emblemáticas que inspiró a las grandes ciudades del mundo, incluida la CDMX, a tener su propio maratón, como un evento que no sólo fomenta el deporte y la salud de sus habitantes, sino que se convierte en un foco de atracción de turismodeportivo, divisas e ingresos para las ciudades que los realizan. Cancelar un maratón como Boston no es una decisión fácil, porque supone —tan sólo en la parte económica— una pérdida cercana a los 200 millones de dólares para el estado de Massachusetts, en los días previos y posteriores a la carrera.

Aunque poco a poco se busca volver a la normalidad, el calendario de las carreras continuará incierto. Todavía no se ha dicho nada de Londres o Berlín, pero la suspensión de Boston nos da una idea de lo que pasará con las maratones de Chicago y Nueva York. Y nos lleva a repetir la pregunta que hicimos hace un par de semanas en esta columna: ¿Y el Maratón de la Ciudad de México no lo piensan posponer o cancelar? Porque es otro de los pocos eventos que se mantienen abiertos en plena pandemia en el mundo, a pesar de que su fecha de realización, el 30 de agosto, es más cercana que muchos otros maratones de septiembre u octubre que ya fueron pospuestos o cancelados.

Para cerrar esta columna, les comparto la historia maravillosa del keniata Reuben Kiprop Kipyego, un corredor asistente o liebre que corrió en diciembre de 2019 en el maratón de Dubai. El era un pacer, por lo que significa que corre para marcar el ritmo a los corredores profesionales, pero resultó que Kipyego era tan rápido y veloz que ninguno de los atletas pudo alcanzarlo y terminó cruzando la meta en primer lugar, con el sorprendente tiempo de 2:05 horas, por lo que pudo cobrar el cheque por 100 mil dólares para el ganador. Con esa fortuna regresó a su aldea en Kenia y se compró una vaca para ayudar a su familia.

La próxima semana les platico completa la fascinante historia de Kipyego; por ahora, sean felices y cuídense si deciden volver a correr en el exterior. Háganlo por ustedes y por todos los demás corredores.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!