23.9 C
Mexico City
sábado, junio 15, 2024

La nube negra y cómo correr para pasarla

Hace nueve meses que el coronavirus SARS-CoV-2 vino a cambiar nuestras vidas, nuestros hábitos y hasta nuestras prioridades. A todos nos impactó de una u otra forma, y los corredores no fuimos la excepción. Mientras que algunos encontraron la manera de adaptarse y cambiar sus rutinas de ejercicio con caminadoras, elípticas o corriendo solos en calles y avenidas; otros, de plano, dejaron de hacerlo y para ellos volver a entrenar después de tanto tiempo supone todo un desafío.

Y tal vez porque la pérdida no sólo es una cuestión de condición física, sino de las emociones, las sensaciones que el correr nos da. “En el fondo por eso se corre: para sentir más que los demás. La carrera amplía tanto nuestras capacidades sensoriales, las emociones estrictamente corporales, como las psíquicas. Mientras corremos no somos otra cosa que cuerpos en movimiento y mentes libres que persiguen un punto cualquiera del horizonte”, dice Gaia de Pascale, en su libro “Correr es una filosofía” (Duomo ediciones).

Para empezar y retomar después de meses de paro deportivo debemos recurrir al sentido común para no cometer errores y, sobre todo, evitar lesiones. Quien ha corrido maratones lo sabe: las largas distancias nos enseñan a escuchar y a no ser indiferente a las señales que el cuerpo nos manda, y eso difícilmente se olvida. Al correr aprendemos a conocernos, a percibir nuestro cuerpo y a conectar con él.

Recordemos la paciencia que tuvimos cuando no corríamos ni dos kilómetros y después de meses o años de entreno, de trabajo, de pasión, terminamos corriendo una maratón. El tiempo que nos llevó aprender a respirar, incluso a modificar la frecuencia de los latidos del corazón. Y luego trabajamos la fuerza de voluntad, y cuanto más corríamos más confianza y fuerza adquirimos.

Ahora toca volver al principio, porque también así es la carrera, un constante volver a empezar, pero ahora somos más sabios y tenemos la experiencia acumulada a razón de cada kilómetro recorrido a través de los años. Como antaño, comenzamos; ahora toca también empezar con sesiones cortas y suaves, no podemos retomar al nivel que teníamos antes de parar.

Por eso he resumido una serie de recomendaciones que debemos tener en cuenta para retomar los entrenamientos de manera segura. Comenzaremos con sesiones de 30 minutos de caminata suave. Ya habrá tiempo de ir aumentando. Después, durante ocho semanas iremos poco a poco acostumbrando al cuerpo a trotar de nuevo.

Durante todo el programa entrenaremos tres días a la semana no consecutivos; por ejemplo: lunes, miércoles y viernes, para dar tiempo al cuerpo de recuperarse. La primera semana vas a trotar, MUY SUAVE, 30 segundos, y caminarás 30 segundos. La idea es hacer 20 bloques para completar 20 minutos de actividad.

La tercera semana tocan 40 segundos de trote y 40 de caminata, para hacer un total de 24 minutos. La cuarta semana son 40 segundos de trote y 20 caminando, con un total de 30 minutos de ejercicio. En la quinta semana trotarás cuatro minutos y caminarás un minuto, con lo que te darán 30 minutos de actividad
Para la sexta semana son cuatro minutos de trote, por uno de caminata y debes completar 35 minutos. La semana siete harás 10 minutos de trote y uno caminando; en este caso cada bloque se hace cuatro veces. Y ya en la octava semana serás capaz de trotar 10 minutos por uno de caminata, y podrás repetir cinco veces cada bloque.

La crisis del coronavirus entró en nuestras vidas como esa nube negra que vemos venir a lo lejos y que creemos que el viento la desviará antes de llegar, pero cuando menos lo esperas ya la tienes encima y no se va.

A pesar del momento tan complicado que estamos viviendo en esta crisis sanitaria, y de los enormes retos que nos plantea en la salud, la economía y hasta en la convivencia diaria con los que más queremos, depende de cada uno de nosotros quedarnos inmóviles ante la nube negra que nos cambió la vida o movernos, salir del negativismo y recuperar esas emociones sensaciones que nos ayuden a liberar nuestro cuerpo y nuestra mente. ¡¡¡Sí se puede!!!

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!