17.9 C
Mexico City
miércoles, junio 19, 2024

Pisando Firme (II)

Había que adaptarse a la desaparición de los árboles causada por el cambio climático, y sobrevivir en la sabana y tuvieron que adoptar una posición erguida y caminar. El pie cambió. El hombre perdió su capacidad para trepar y se convirtió en corredor.

Mantener  una posición erguida fue todo un reto para los primeros humanos, porque tenían un cráneo muy grande, y cambiar la posición de su columna les causó fuertes dolores de espalda.

Las mujeres pagaron más: Una postura erecta requería caderas más estrechas, lo que redujo el canal de parto, justo cuando la cabeza de los bebés era de mayor tamaño. El parto se volvió una amenaza de muerte para madres e hijos.

En su libro Sapiens. De animales a Dioses, el historiador israelí, Yuval Noah Harariexplica que las mujeres que parían antes de término, cuando la cabeza del niño era pequeña, lograban sobrevivir. Por consiguiente, la selección natural favoreció los nacimientos prematuros. Pero criar a niños débiles requería la cooperación de la tribu, una madre no podía cuidar a sus crías y salir a cazar, necesitaba el apoyo de los demás miembros, lo que favoreció la formación de las primeras comunidades humanas: y el hombre empezó a vivir en sociedad, todo gracias a que se puso de pie.

Tres millones de años después, el hombre continúa corriendo, pero así como un día aprendimos a leer, a escribir o andar en bicicleta, también es importante aprender a correr de forma correcta.

Conciencia: Es lo que se necesita cuando empiezas a correr: con qué parte del pie tocas el suelo, qué tan larga es la zancada, cómo mueves los brazos, qué tanto doblas la rodilla… Sentir el cuerpo, sentir lo que estás haciendo, sentir tu respiración.

Un entrenador te puede ayudar a mejorar tu técnica. Los hay en centros especializados, pero también en parques y lugares para correr encuentras excelentes coaches, que sin cobrar mucho te entrenan bien.

Eric Orton, coach de atletismo, en su libro Corre sin límites, señala  los errores más comunes al correr: Aterrizar con el talón; dar zancadas muy largas; mantener las rodillas flexionadas durante todo el paso; inclinar el torso hacia delante; rebotar y patear hacia atrás.

En una siguiente entrega, precisaremos en lo que sí debemos hacer para correr de una mejor manera, de una forma de verdad eficiente.

Por ahora date tiempo para observarte y ser consciente de los errores que te impiden desarrollar toda tu capacidad para correr, eso te ayudará a mejorar poco a poco tu técnica y a formar tu memoria muscular. Correr es disfrutar. Correr es libertad, al correr repetimos un ciclo evolutivo que fue y sigue siendo trascendente para los humanos. Fuimos hechos para correr.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!