15.7 C
Mexico City
miércoles, junio 19, 2024

Recomenzar

Depende, todo depende, del color con que se mira todo depende, con esas frases y el ritmo cadencioso de Jarabe de Palo, tengo recuerdos muy vívidos y agradables de lo que es correr en libertad y con el viento fresco golpeándote la cara. 

Mientras en mis audífonos sonaba aquello de: Razón y piel, difícil mezcla, agua y sed, serio problema, y mi mente viajaba a momentos y situaciones pasados de mi vida, el golpeteo de mis pies sobre la arcilla me aterrizaba en el presente y me hacía recordar que siempre el movimiento es lo que nos hace avanzar y continuar nuestra existencia.

Volver a empezar a correr, después de más de tres meses de encierro y cuarentena, y la posibilidad de volver a hacerlo al aire libre, en el mágico y asediado Bosque de Tlalpan, nos pone melancólicos y nos hace pensar que quizás hay cosas que no volverán a ser igual en nuestras vidas y en nuestra forma de correr, empezando por nosotros mismos. 

Porque cuando decidamos salir de nuevo y volver a ese lugar en donde nos gusta correr, lo haremos, primero, con cierto miedo, con la sensación permanente de que debemos cuidarnos y ser cuidadosos, y luego con una condición física y un nivel muy distinto al que teníamos cuando vino el COVID-19 y nos encerró dentro de nuestra casa y de nuestros miedos e inseguridades.

La buena noticia es que quienes corremos somos expertos en recomenzar. Sabemos que la carrera es un continuo regresar a una fase cero a la que volvemos, la mayoría de las veces, con una nueva lección aprendida; somos resilientes por naturaleza y es por ello que nos gusta tanto correr. Si no fuera así, si no estuviéramos dispuestos a reinventarnos después de una lesión, una enfermedad o una dificultad, difícilmente podríamos seguir corriendo durante muchos años.

Y volvemos, sí, con un paso después del otro, primero muy lento, con dificultad y de a poco, y con mucho esfuerzo recuperamos la fuerza y la velocidad perdidas, y lo repetimos una y otra vez, temporada tras temporada, como si tuviéramos toda la vida por delante o como si cada año que nos volvemos más viejos no contara. 

Se dice que correr es una manera de estar en el mundo y estoy completamente de acuerdo con eso; ahora debemos tener control sobre nuestro propio mundo y se requiere de responsabilidad, ya que, por ahora, las metas y los resultados son diferentes. Empecemos con calma y despacio, que este año ya no habrá maratones ni carreras organizadas; olvidémonos por unos meses de nuestras marcas, de la condición perdida, de las series, las cuestas, del esfuerzo a máxima velocidad. Recordemos que el verdadero corredor nunca tiene prisa, vive el presente y busca en la carrera un estado de liberación de la mente. Volvamos al principio, pero con la sabiduría de lo aprendido en esta terrible pandemia.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!