22 C
Mexico City
sábado, mayo 18, 2024

Viajar y correr

¿Tú pagarías por correr? Muchas personas hacen de correr maratones por el mundo toda una afición, viajan al extranjero para hacerlo y pagan cantidades considerables de dinero por ello, porque encuentran en esa actividad la combinación perfecta de dos pasiones: viajar y correr.

Y aunque no cualquiera puede o quiere hacerlo, vale mucho la pena. Viajar para correr o correr para viajar es una buena inversión. Visitar un país o ciudad, y a la vez, correr es una grata experiencia para cualquier corredor, pero implica también doble esfuerzo y sacrificio.

Primero tenemos que entrenarmos para hacer una buena carrera, y luego hay que planear muy bien el viaje, y ahorrar durante meses para pagarlo. Es tanto el esfuerzo que, si decidimos hacerlo, debemos disfrutar los dos aspectos: el deportivo y el turístico, ambos y en ese orden. En el deportivo, te debes plantear si un reto, pero no intentes hacer tu mejor marca en el extranjero; para eso siempre será preferible una carrera en nuestra ciudad, porque tiene todas las ventajas: el clima, la altura y el conocimiento del terreno. Si vas a Nueva York, París, Berlín, u otro, las aglomeraciones, largas esperas y excesivos trayectos antes y después de la carrera, pueden ser incómodas, además del cansancio por el viaje.

Y en lo turístico, lo recomendable es quedarse unos días extras, después de la carrera para disfrutar de la ciudad, y no pretender hacerlo sólo durante el maratón. Primero, porque vas más pendiente del recorrido, y de las sensaciones físicas que de los monumentos históricos, paisajes o edificios, y segundo porque el agotamiento reduce la capacidad de observación y el disfrute del entorno. La inscripción para algunas de estas carreras es complicada, pero hay agencias especializadas que venden paquetes para maratones y carreras por el mundo, y te organizan el viaje, la compra del número y otros servicios deportivos y turísticos.

Si quieres correr el Maratón de Nueva York, el próximo 3 de noviembre, el costo de la inscripción, con una agencia, es de 550 dólares; el hospedaje por 4 días y tres noches para dos personas en un hotel cercano al transporte oficial que lleva a los corredores a Staten Island, está entre los 1,200 y 1,500 dólares, más el costo de avión. O para el de Chicago, el próximo 3 de octubre, el costo de la inscripción es de 500 dólares, y una habitación doble, en un hotel cercano a la salida está entre los 600 y los 1,400 dólares. De que vale la pena pagar y viajar para correr un gran maratón, lo vale.

La organización de los Majors (NY, Berlín, Tokio, Chicago, Bostón y Londres) te regresa en calidad, atención y organización cada centavo que inviertes, pero al final, el valor está en el esfuerzo y la satisfacción que sientes al cruzar esa meta, tan lejos de casa. Y al hacerlo te dices: Ya está, lo hice. No puedo ni con mi alma y todavía hay que viajar, pero esta medalla lo vale todo.

POR ROSSANA AYALA

AYALA.ROSS@GMAIL.COM

@AYALAROSS1

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!