14 C
Mexico City
jueves, mayo 30, 2024

Correr con causa

A sus 17 años, Fernando Casanova era como cualquier joven de su edad: tenía sueños, amigos y una vida por delante; quería comerse al mundo y creía que nada iba a impedírselo, hasta que un día, jugando basquetbol, se desmayó dos veces y quedó tirado en la duela.

El chequeo médico arrojó un diagnóstico que fue un balde de agua fría: sus 104 kilos de peso le provocaron un problema cardiaco, tenía obesidad mórbida y el doctor fue contundente: “O cambias tu estilo de vida o no llegas a los 30”.

Después de ese golpe, Fernando cambió sus hábitos y hoy, a sus 38 años es entrenador certificado y uno de los coach más reconocidos y seguidos en natural running, TRX y SpartanSGX.

Ha competido en World Championship de Spartan Race y es uno de los atletas más representativos de este deporte en México. Del adolescente obeso y con problemas del corazón ya nada queda.

Cuando Fernando decidió correr su segundo maratón, CDMX 2017, lo hizo por la causa #GuerraContraLaObesidad. El reto consistió en correr los 42 kilómetros portando un chaleco que pesaba 9.1 kilos para crear conciencia sobre el grave problema de la obesidad.

Correr con kilos adicionales, que su cuerpo no estaba acostumbrado a cargar, le provocó un gran desgaste físico, calambres y un agotamiento mayor. Además de hacer conciencia sobre el peso y la salud, la historia de Fernando nos muestra la importancia de correr por una causa.

En cada carrera, en cada maratón, miles de personas corren por una causa, ya sea que se la dediquen a algún familiar, a un reto personal o también que a través de estas carreras encuentran la manera de aportar un granito de arena a una causa social.

Las carreras solidarias crecen y reúnen a cada vez más participantes. Algunas ya son tradiciones como la de la Cruz Roja o la Carrera de la Mujer que reúne fondos para la lucha contra el cáncer de mama, que unen a muchas personas que se motivan y hacen un gran esfuerzo físico a la vez que ayudan a los demás, lo que hace a esta experiencia doblemente satisfactoria.

Pero si tú quieres hacer de cualquier carrera una causa, que apoye algún tema social también se vale. ¿Por qué no quedar, por ejemplo, con nuestros compañeros de equipo para que con cada kilómetro que corramos cada uno aporte un kilo de alimentos para donar?

Para más detalle, en la página maratoncdmx.com hay una lista de organizaciones y fundaciones a las que podemos apoyar.

Historias como la de Fernando Casanova son historias que no sólo hay que contar, hay que sumarnos y aprender de ellas. Cuando somos solidarios y corremos para mejorar no sólo nuestras vidas, sino también las de otros, nuestra energía y motivación aumentan y hasta nuestros problemas los vemos desde una perspectiva distinta.

Correr te engrandece el corazón de distintas maneras. Primero ayudándote a ti mismo, pero también ayudando a quienes lo necesitan.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!