16.8 C
Mexico City
jueves, julio 25, 2024

Las razones de Kipchoge

Corredores de todos los niveles intentamos siempre dar una respuesta razonable a la pregunta ¿por qué corremos? Si yo tuviese que elegir unas palabras que resuman la verdadera esencia de esa respuesta, escogería las de Eliud Kipchoge: “Para mí, correr es la vida. Corro para vivir más tiempo y disfrutar una vida más saludable… La gente me pregunta por qué corro y yo les digo que es para la vida e inspirar a las generaciones más jóvenes a amar el deporte. No puedo imaginar una vida sin correr”, dice el reciente ganador de la Maratón de Londres.

Kipchoge, el hombre más rápido en la historia de los maratones, medallista olímpico, dos veces ganador en Berlín y poseedor del récord mundial en esta prueba, volvió a triunfar el domingo en Londres, con tiempo de 2:02.37. No sólo se volvió la segunda mejor marca de la historia, después de su propio récord, sino que fue la cuarta vez que el keniata ganó en la capital británica.

Mientras es común ver que corredores cruzan la meta de un maratón con expresión de dolor o agotamiento, él lo hace entero y feliz, con su mirada de niño y esa sonrisa legendaria que le ilumina un rostro marcado por surcos que aparentan más edad de la que tiene. Siempre sonríe en carreras agotadoras y lo hace porque para él “el maratón es vida. Si realmente quieres ser feliz, tienes que disfrutar de la vida. Por eso sonrío. Disfruto correr maratones”.

Este súper hombre de 34 años ha hecho del maratón una segunda piel, un traje a la medida. Es inteligente y su técnica es perfecta; corre a velocidad y fuerza épicas, que parten de su mente, pasan por su corazón y le llegan a todos los músculos del cuerpo. Sonríe mientras corre, pero no quiere decir que no sienta dolor. Trata de no pensar en él y se concentra en la carrera. Su lema: “El espíritu transporta al cuerpo, la fuerza mental es la clave. Corro desconectado de mis pensamientos”.

Se somete a entrenamientos brutales, no parece tener límites, porque no cree en ellos. “Cuando entreno, intento escuchar a mi cuerpo y desafiarlo para sobrepasar barreras en el momento oportuno… Ser exitoso en el deporte, no es suerte, es una elección… Debes saber quién eres y cuáles son tus principios y por qué quieres llegar ahí”, ha dicho Kipchoge en entrevistas y documentales.

Además de llevar una vida sencilla y sin lujos, a pesar del dinero que ha ganado, también es un lector voraz y por sus manos pasan decenas de libros. Lee, dice, para descubrir historias del mundo, mientras escribe la propia, a base de entrenamiento continuo, pasión y autodisciplina.

Eliud Kipchoge quiere escribir una nueva página en la historia que empezó Filípides hace más de dos siglos: llegar a correr un maratón en dos horas y que un día, en el futuro, a él lo describan como “el sencillo hombre del Valle del Rift”, el que corría porque “no imagina una vida sin correr”.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!