14 C
Mexico City
jueves, mayo 30, 2024

Mente y cuerpo

Es común en corredores amateurs proponerse distancias y tiempos difíciles de cumplir; asumir retos extremos exige más compromiso y no admite pretextos

¿Qué es más importante a la hora de probar la resistencia humana: el cuerpo o la mente? Especialistas en psicología del deporte, neurólogos y deportistas difieren sobre la importancia del cuerpo y de la mente en las pruebas de resistencia física y en el debate hay opiniones sobre la preponderancia de uno y de otra, pero al final, casi todos concluyen en que ambas cosas son necesarias y complementarias para el mejor rendimiento físico.

En pruebas extremas, como un maratón o un ironman, la mente es fundamental cuando llega el cansancio y echas mano de estrategias mentales para superarlo; pero la realidad es que estos retos se hacen con las piernas, los cuadriceps, brazos, pulmones y el corazón. Cada uno de los huesos y músculos del cuerpo son necesarios para el enorme esfuerzo físico que requiere terminar una prueba de resistencia que, si no cuentas con el entrenamiento adecuado, se convierte en una verdadera agonía que pone en peligro la salud.

En el caso del maratón, es una prueba que te devuelve todo lo que tú le das: metas claras, paciencia, disciplina, escuchar al cuerpo, lo que incluye descanso y alimentación. Pero antes de proponerte hacer un maratón, lo recomendable es dominar primero otras distancias, como los 10 kilómetros, considerada la distancia perfecta porque ayuda a mejorar resistencia, técnica y velocidad. El siguiente paso sería el medio maratón, una prueba más exigente, pero antes de pasar de un medio al maratón, debe haber el doble de trabajo, de esfuerzo y disciplina.

La mente se fortalece al mismo tiempo que el cuerpo. Desde el primer momento que la persona toma la decisión y acepta el desafío, hasta cuando aparecen las tentaciones de abandonar. La clave está en el autoconocimiento, en conocer y saber manejar las sensaciones que se experimentan durante la carrera.

La primera sensación es la euforia: comienza antes de la carrera y dura hasta los primeros kilómetros; es un periodo de alegría y entusiasmo. Se recomienda no salir muy rápido y no dejarse llevar por la pasión. Luego viene la adaptación, va desde el kilómetro 6 al 15, consiste en adaptarse a las condiciones de tiempo y a la observación de los demás. Así llegas a la transición, que va del km 16 al 23. Esta etapa es neutra, es el comienzo del cansancio físico y mental. Viene después la sensación latente, de los 24 a los 31 km. Ahí comienza el maratón, cuando sientes el peso de la carrera y empiezas a sufrir física y mentalmente. Y pasas al sufrimiento de los últimos kilómetros. Sientes todo tipo de dolores, aquí se pone a prueba la fuerza de voluntad y el trabajo mental, es en esta etapa donde, si no hay trabajo mental, vas a rendirte, pero si tu mente está preparada tomas el impulso para llegar a la meta. Y al final obtendrás el éxtasis, es el final de la carrera, superaste tus límites y el cansancio se convierte en alegría.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!