23.9 C
Mexico City
domingo, mayo 19, 2024

Extraño silencio en Maratón CDMX

Mientras la afluencia de corredores en los parques y bosques aún es baja, y muchos esperamos todavía sentirnos más seguros antes de salir a correr, en la Ciudad de México, que ayer comenzó su regreso a la actividad en un dudoso semáforo naranja que aún se ve bastante enrojecido, el gobierno de Claudia Sheinbaum guarda un extraño silencio sobre cuál será el destino del Maratón CDMX, que oficialmente sigue previsto para correrse el 30 de agosto de este año, aunque claramente no habrá condiciones para su realización.

Ni la Jefa de gobierno ni el director del Instituto del Deporte, Rodrigo Dosal, se han pronunciado sobre una posposición o cancelación del evento de corredores más importante de la capital del país, como sí lo han hecho ya en la mayoría de los maratones citadinos más importantes del mundo; los más recientes son los de Nueva York y Berlín, que la semana pasada fueron oficialmente cancelados

El de Nueva York, en una decisión conjunta tomada entre la alcaldía de NY y la organización New York Road and Runners, quienes ponderaron que la carrera más grande del mundo planteaba demasiadas preocupaciones de salud para corredores, voluntarios, espectadores y otros.

Si Nueva York, por ejemplo, que estaba previsto para realizarse el 1 de noviembre próximo, ya fue oficialmente cancelado ¿por qué no el Maratón CDMX, para el que faltan nueve semanas antes del 30 de agosto? 

Es difícil entender por qué el silencio de las autoridades capitalinas y por qué la tardanza para tomar una decisión que no sólo parece inevitable, sino también impostergable, sobre todo a partir de las proyecciones oficiales de la Secretaría de Salud y del subsecretario López-Gatell, que indican que, en el escenario más optimista, y suponiendo que la gente y las empresas y negocios sigan las medidas sanitarias, la pandemia del coronavirus declinará hasta octubre de este año en el país y por supuesto en la Ciudad de México, que sigue siendo el epicentro nacional de esta enfermedad.

Si el tiempo de entrenamiento que un corredor en muy buenas condiciones necesita para correr un maratón es de mínimo 18 semanas, ¿por qué los organizadores mantienen a sus participantes ante la expectativa y no definen con ese tiempo de anticipación si el evento se realizará o no? Lo esperado es que, por respeto y seguridad para los corredores, un maratón en estas condiciones deba cancelarse o posponerse.

De los grandes aún faltan por definir Chicago, previsto para el 11 de octubre, y Londres, que anunciará su decisión el 28 de julio. Si finalmente los organizadores deciden que una carrera sí se realiza para los amateurs, los miles de corredores tendrán que resolver cuestiones como retomar entrenamientos, vuelos, hospedajes, en condiciones en las que muchas de esas cosas han cambiado o se han cancelado. 

Mientras tanto aquí, a nueve semanas de la fecha para el Maratón CDMX, seguimos en un extraño silencio.

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!