16.8 C
Mexico City
jueves, julio 25, 2024

Kipchoge y Los Majors

En la arbolada y verde ciudad de Berlín, con un clima fresco que despide al verano y avizora el otoño, comienza a finales de este mes la temporada de los maratones llamados Majors, por su importancia, historia y tradición. Las calles planas y casi perfectas de la reconstruida capital alemana darán la bienvenida a miles de corredores de todo el mundo, que llegan a esa ciudad para participar en la primera de las carreras con la que inicia un gran circuito mundial que pasa por Chicago, en el mes de octubre, Nueva York, en noviembre, Tokio, en marzo, y Boston y Londres en el mes de abril.

Todo esta listo en Berlín para el próximo domingo 29, en el maratón en el que suelen romperse récords y en donde, por esta vez, los favoritos no son los kenianos, sino el etiope Kenenisa Bekele, y el gran ausente en la capital germana será el poseedor del récord mundial de maratón: Eliud Kipchoge (2:01:39), que dos semanas después intentará bajar de las dos horas en el reto INEOS 1:59.

Es la segunda vez que Kipchoge intenta algo así, en una prueba con las mejores condiciones posibles y, por tanto, que no cuenta para marca oficial de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF). La otra fue el reto Nike Breaking 2 en el circuito italiano de Monza, donde se quedó en 2:00:25. En palabras del keniano, he estado analizando el reto y creo que desde mi experiencia de Monza estoy en una posición mucho mejor para correr 26 segundos más rápido y hacer historia.

El reto INEOS 1:59 tendrá lugar el próximo 12 de octubre en el parque Prater de Viena, con una reserva de ocho días programada hasta el 20 de octubre, en caso de condiciones climáticas adversas. El pulmón verde de Viena fue elegido porque cuenta con una pista rápida y plana, un camino recto y condiciones meteorológicas constantes y óptimas, entre otras variables.

Lo cierto es que cada día que pasa estamos más cerca de ver a un ser humano correr 42.195 kilómetros en menos de dos horas. Lo más probable es que esta hazaña se logre por primera vez bajo las condiciones más adecuadas, casi de laboratorio, y por objetivos meramente comerciales, como se hará en Viena con el proyecto INEOS 1:59.

Si los récords han ido mejorando cada vez más rápido, y con el de Kipchoge en 2018 estamos a 1:39 minutos de las dos horas, hay razones para pensar que no falta mucho para que se supere esa prueba. En la actualidad, con los avances tecnológicos a disposición de los atletas en cuanto a entrenamiento, alimentación y equipo, hacer un maratón en menos de dos horas es algo que podría pasar en cualquier maratón del mundo, ¿por qué no esperar a superar esa barrera dentro de las reglas de la IAAF? ¿No sería más legítimo?

Related Articles

Síguenos

138,317SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
error: ¡Contenido protegido!